martes, 26 de abril de 2011

El arte de la guerra: tipos de despliegue II


Alpha Strike:

Útil contra:

Enemigos frágiles pero letales, ejércitos estáticos de disparo o demasiado veloces para poder seguirles el juego.


¿Qué necesitamos?

En primer lugar, un códex que nos permita hacerlo, porque no todos pueden. En la actualidad, marines, necrones y tiránidos son los ejércitos que mejor pueden desempeñar esta estrategia.

Modo de empleo:

Las tropas deben ser capaces de desplegar simultáneamente, además debemos asegurarnos de que cuando tengamos las tropas disponibles, a estas no les faltará apoyo en ningún momento... por lo que debemos desplegar fuego de apoyo (bien apoyo móvil, o bien apoyo a largo alcance). El espíritu de esta estrategia es hacer tanto daño como sea posible en el menor tiempo. Debemos identificar los objetivos más jugosos y destruirlos en un único y arrollador turno, de forma que dejemos al enemigo sin capacidad para respondernos ni reponerse. Si no lo conseguimos, sencillamente seremos masacrados; pero si lo conseguimos, el resto de la partida será un paseo.

¿Cómo combatirla?

Hay muchas tácticas... desde no desplegar nada sobre la mesa (adiós "alpha") hasta establecer un perímetro de seguridad con tropas prescindibles. Esta técnica es altamente desaconsejable contra ejércitos muy numerosos o contra falanges.


Punta de lanza acorazada:

Útil contra:

Enemigos lentos, con poca pegada o con poca capacidad para asumir bajas.

¿Qué necesitamos?

Transportes y vehículos veloces y capaces de desplegar una gran cortina de fuego. Tropas especializadas en el combate a corto y medio alcance.

Modo de empleo:

Las unidades móviles del ejército se posicionan de forma que puedan atacar al corazón ofensivo del ejército rival. Utilizaremos los tanques para bloquear la llegada de refuerzos rivales, anularemos sus puntos de movimiento con nuestro apoyo a larga distancia y crearemos una zona de exclusión alrededor de la zona en la que vamos a desembarcar las tropas. Una vez tengamos las tropas en el suelo (protegidas por los transportes) clavaremos la lanza en el corazón del ejército rival y procederemos a retirarnos para seguir proporcionando estocadas.

¿Cómo combatirla?

Con listas que incluyan unidades con mucha pegada (y con capacidad movil), protegiendo tus unidades más agresivas podrás permitir que la lanza ataque y puedas asestarle un contragolpe mortal. También es eficaz plantearse unidades resistentes capaces de asumir este tipo de ataques.

Punta de lanza:

Útil contra:

Los mismos rivales que el caso sin acorazar, aunque en este caso funcionan mejor contra ejércitos mecanizados, que normalmente son más lentos de movimiento.

¿Qué necesitamos?

Fundamentalmente tropas que sean capaces de moverse a muy alta velocidad (motocicletas), con capacidades para mover rápido y asaltar y posibilidades de personalizar el equipo para especializarlas en funciones de cazacarros, anti-infantería, etc. Además necesitaremos, como siempre, fuego de apoyo móvil o a larga distancia.

Modo de empleo:

Las motocicletas pueden posicionarse con facilidad de forma que puedan atacar pronto el corazón del ejército enemigo, las tropas retropropulsadas les siguen el ritmo, con el añadido de que pueden cargar el mismo turno que mueven (cosa que la punta de lanza acorazada no puede hacer). Este tipo de técnica es más ofensiva que su versión acorazada, pero también más frágil. Normalmente la versión más compensada son las puntas de lanza semiacorazadas, que no tienen la desventaja de la falta de pegada ni excesiva fragilidad.

¿Cómo combatirla?

Idéntico al caso anterior, aunque en este caso no se debe pretender resistir el ataque (este tipo de lanza es más dañina), si bien no necesitaremos unidades tan "pegonas" para repeler el ataque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario