sábado, 7 de enero de 2012

Temed razas menores...

Basta de tonterías. Ya está bien de andarse con minucias, esta vez voy a arrasar a cualquier astarte que se cruce en mi camino. Ninguna servoarmadura se interpondrá entre mi cábala y la victoria. Mañana, en el torneo de Cristal Oscuro ¡volverán a reinar los Eldars Oscuros!.

Está claro que el ejército de Sliscus no esta hecho para lidiar con mecanizadas marines, en especial los Caballeros Grises. Hacía falta un cambio, un enfoque distinto. Hace ya tiempo que le eché un ojo al Barón Sathonyx (principalmente porque me encantaría poder ponerle a mi Arconte alas de azotes) y ha llegado el momento de incluirlo.

Hoy no voy a postear mi lista, ni tácticas ni estrategias. Hoy únicamente os voy a dejar por aquí vídeos e imágenes para que entendáis la ira que puede albergar el corazón de un Eldar Oscuro.


Mi plan es simple: acabar con la lista del enemigo. Los métodos que use para ello son ahora mismo poco importantes, lo único que importa es el estado de la mente. Y ¿qué mejor para ayudar a mantenerme con esta idea hasta el torneo que algo de música?.


Mañana... conocerán el miedo.

Cansado ya de asumir derrota tras derrota, el Draconte Sirio se sentó en un solitario rincón de la Ciudad Siniestra. Harto de ver sus incursiones frustradas por la abrumadora potencia de los astartes, humillado ante toda la corte por sus fracasos y finalmente desterrado de su cábala, solo un sentimiento albergaba su podrido corazón: la ira. En su cuerpo este sentimiento funcionaba como un perfecto combustible que potenciaba sus fuerzas y alimentaba su mente. Se levantó con los ojos bañados en odio y su mirada topó casualmente con algo: un aeropatín, probablemente perdido por un infernal en algún tipo de combate aéreo. Se acercó a él lentamente y, tras comprobar que estaba solo, sacó fuerzas para liberar el artefacto de debajo del amasijo de escombros que lo sepultaba. Rápidamente el patín se encendió, y Sirio saltó sobre él sin pensárselo intentando mantener el equilibrio. El artefacto se movía endiabladamente rápido, y enseguida su tripulante estaba deslizándose a toda velocidad por las calles. Una risa alocada retumbó en las paredes... ¡pronto habrá festín de almas!

8 comentarios:

  1. Los dos jugamos a wh40k, los dos jugamos Eldar Oscuros, los dos odiamos a los marines, los dos estudiamos medicina, a los dos nos flipa Bullet for my Valentine.

    ¿Tio, no seras hermano secreto mio o algo? xDDDD

    Mucha suerte mañana, ¡a destrozar servos!

    ResponderEliminar
  2. Bizarre... TENEMOS que conocernos este año xD

    Si gano, te dejaré una parte de los esclavos que traiga de vuelta. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Julio una entrada muy motivadora, Espero sinceramente que ganes mañana ¡¡¡¡

    Nos vemos mañana

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que sea una NO victoria Marine será bienvenida...muerte al imperio!! :D

    ResponderEliminar
  5. Ese es el espiritu tio, una pena que mañana vayan a volver a sufrir :-P

    PD: Guille mentiroso que tu deseas ganar :-P

    ResponderEliminar
  6. Suerte a todos y que de nuevo se demuestre quien es mejor en los tableros.

    Y que demostremos que el nivel de Cádiz es cada día mas alto.

    ResponderEliminar
  7. Hasta el momento, Julio y Jose ganaron sus primeras partidas y les toco jugar a ambos en la segunda partida, así que supongo que habrá un finalista de BP0 !

    Lo deje en un 4-3 para los necromancos de Jose en el primer turno, a a la espera de que los ponzoñas envenenaran al ejército enemigo...

    ResponderEliminar
  8. Cone, lo dejaste en 4-1 porque autorreparó los cripteks de dos escuadras... la cosa acabó muy a favor de Jose, tenía que asolarle para tener opciones a ganar en killpoints.

    Esta semana hago una entrada-report breve jeje

    ResponderEliminar