viernes, 15 de junio de 2012

Señores de las estrellas: Capítulo I

El trasfondo necrón tal y como debería haber sido

Buenos días, vilipendiadores!!

Hoy estoy aquí para acabar con ese despropósito, ese crimen contra la humanidad, ese delito anticonstitucional que se llama "trasfondo del codex necrón". No me malinterpretéis, habrá gente a la que le encante... igual que hay gente (que también tiene un pésimo gusto) que lee este blog y hasta lo disfruta. Por lo tanto ésta es una cuestión de gustos y, concretamente, este hilo va dirigido a todos aquellos que, como yo, sienten un profundo ardor de estómago cuando leen el trasfondo del codex necrón... en el que se atribuyen características como el honor, orgullo, odio o venganza a lo que básicamente son unos androides. Con el afán de restaurar un trasfondo medianamente agradable (y matar el tiempo hasta la salida de 6ª edición), nace ésta línea de posts. Espero que la disfrutéis y disculpéis mis pésimas dotes narrativas!!






Capítulo I: Orden


El inicio de los tiempos:

"La nada. La nada más absoluta. La nada, no entendida como la ausencia de materia para cubrir un espacio. La nada, entendida en cambio como la ausencia absoluta, no sólo de materia... sino del propio espacio y tiempo en sí. Eso era el universo, si es que se le podía llamar así... sencillamente, nada."

Ésta lectura corresponde al primer párrafo de una de las obras cumbre de la literatura arqueológica necrontyr, de la que la humanidad a penas ha llegado a conocer las migajas de unas páginas dehechas. Hace trece mil setecientos millones de años el universo, tal como hoy lo conocemos, comenzó. Los humanos nos esforzamos por dotar a todo este proceso de una cierta linealidad, para hacerlo comprensible a nuestras limitadas mentes. Queremos entender que aquel nacimiento tuvo lugar en el espacio y en el tiempo... sin entender que espacio y tiempo son conceptos que nacieron con el propio universo. Pero... ¿qué es el universo?. Para los humanos es, básicamente, espacio, materia y tiempo. Para los antiguos, era mucho más... una amalgama de dimensiones interconectadas, entrelazadas íntimamente y de forma que reaccionaban entre sí a los cambios que sufría cualquiera de ellas. En toda la historia del universo, sólo ha habido una especie que ha llegado a comprender su verdadera naturaleza... y su destino como especie les llevó a conocer fuerzas más antiguas que el mismísimo universo.

La "explosión" (por llamarla de alguna forma que sea permeable al entendimiento humano), liberó energías más allá de toda comprensión. Las fuerzas se dividían y se unían en una vorágine infinítamente enrevesada, que hacía que las leyes de la física cambiaran contínuamente... si es que se podía definir un contínuo. Las cambiantes leyes que gobernaban la masa informe que era el universo primitivo, llevaron a la energía a expanderse, condensarse y tomar formas más estables. Átomos, dimensiones entrelazadas, materia oscura... Y así nació lo que hoy podríamos llamar el "universo cognoscible" o, al menos, aquel que podemos explicar con las leyes de la física de hoy día.

Los antiguos:

Algunos millones de años después de la creación del universo, las primeras masas de energía estable condensaron en átomos, que a su vez formaron masas de gas y polvo... que, regidas por las fuerzas celestes, dieron origen a los primeros sistemas estelares. La aparición de estos sistemas estelares trajo consigo la posibilidad de la aparición de las primeras formas de vida de la galaxia, entre las que se encontraban varias especies que a día de hoy se conocen como necrontyr, ancestrales, slann...

Pero sólo una de estas especies ha permanecido en el tiempo hasta el día de hoy, y con poder suficiente como para doblegar la galaxia. Los necrontyr. Los antiguos.

Se desconoce por completo el paradero del planeta origen de los necrontyr aunque, por cuestiones que estudiaremos en el futuro, se presupone que estaba localizado en la franja norte galáctica. Lo que sí se sabe es que los necrontyr fueron una de las primeras especies conscientes de la galaxia, que desarrollaron la ciencia por encima de todas las cosas y que la misma estrella que les había dado la vida era también la principal causa de su sufrimiento.

La estrella que brillaba sobre el planeta natal de los necrontyr era la fuente de vida del planeta, posibilitaba el agua líquida y su cálida luz permitía el desarrollo de flora y fauna... Pero esa misma estrella bañaba con una dañina lluvia radioactiva toda la superficie del planeta. La vegetación era seca, áspera, dura... más parecida a rocas que a vegetación común. La fauna era fundamentalmente nocturna, pues pocas formas de vida podían sobrevivir a las elevadas dosis de radiación de aquella estrella. En esas condiciones extremas, la civilización necrontyr creció y se estableció; conformando una especie integrada por individuos cuyas vidas estaban marcadas por el sufrimiento y la pérdida contínua. La dificultad para sobrevivir, el escasísimo número (dada la baja tasa de natalidad y tremenda mortalidad), la ausencia de agua y comida en abundancia y la brevedad de sus sufridas vidas (marcadas por el cáncer) hicieron que la civilización necrontyr pronto desarrollara interés por la ciencia. Fue la ciencia lo que permitió a los necrontyr alargar su esperanza de vida por encima de los 30 años terrestres, crear invernaderos para multiplicar la comida, trajes para protegerlos de la radiación y... con el paso de los años, crear naves para colonizar otros planetas donde la vida fuera menos terrorífica.

Los necrontyr se expandieron por los sistemas estelares cercanos, lenta pero constantemente. Dada la dificultad de establecer comunicaciones (los necrontyr no eran psíquicos, por lo que no podían utilizar el inmaterium para viajar o comunicarse), cada nueva civilización tenía que valerse por sí mísma. Eso imposibilitó un control centralizado del naciente "imperio necrontyr", que a penas abarcaba unas docenas de sistemas estelares. Cada sistema formó un núcleo, segmento, zona o dinastía; dado que sus comunicaciones eran, en el mejor de los casos, muy lentas.

Los ancestrales:

El creciente imperio necrontyr no tardó en encontrarse con la mayor fuerza de la galaxia. Los ancestrales. Seres poseedores de un don digno de dioses, cuya longevidad rozaba la inmortalidad, de cuerpos sanos y elegantes, que constrastaban enormemente con los enfermos, languidecidos y débiles necrontyr. Los ancestrales tenían el don de crear vida allí donde deseaban, y estaban poblando la galaxia con las primeras formas de vida. Tan pronto como se produjo el contacto entre ambas civilizaciones, los necrontyr, presos de una envidia homicida, les declararon la guerra. ¿Por qué podían aquellos seres disfrutar de aquellos privilegios, mientras ellos tenían que sufrir cada uno de los días de su miserable existencia?.

Los necrontyr, como especie, encontraron un motivo para unir los sistemas dispersos e iniciar una cruzada para conquistar la galaxia y erradicar a los ancestrales y su desendencia. Pero la lucha era ridícula, casi patética. El dominio de los ancestrales en los portales de disformidad hacía que los torpes ataques necrontyr siempre fracasaran. Los necrontyr eran una especie débil y enfermiza por naturaleza, no eran rival en la guerra... sus flotas y ejércitos fueron diezmados y masacrados hasta dejar el "imperio" necrontyr reducido a un puñado de mundos, escasamente poblados... que no fueron erradicados del universo por la infinita misericordia y amor a la vida de los ancestrales.

Y así fue como el odio se asentó en los enfermizos y doloridos corazones de los necrontyr. Una especie que sólo había conocido la pérdida y el sufrimiento contínuo.

8 comentarios:

  1. Un relato genial Jose, tengo ganas de ver como sigue (sí, desconozoco totalmente el trasfondo Necrón, así que tienes la oportunidad de ilustrar en la fe Necrona VERDADERA a un nuevo creyente xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, gracias tío; no sabía yo si el relato este iba a ser una tontería o habría algún desviado al que le gustara ;)

      Eliminar
    2. Joder, Jose eso si es un transfondo. ¿Como podias dudar de si era bueno o no? hacen una novela de Black library y como promoción me ponen este fragmento que has expuesto y te aseguro que me la pillo. Estoy deseando ver la continuación.

      Saludos.

      Eliminar
    3. O.o gracias compañero, esas cosas le animan a uno a seguir =D

      Eliminar
  2. Leyendo este post me ha entrado la nostalgia...¿Qué fue de Amroth Gaur?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, creo que se tomó unas largas vacaciones en marina d'or xD
      Durante este veranito podríamos retomar el rol si os apetece =D

      Eliminar
  3. llevo ya meses leyendo este blog, y también a sus vilipendiadores y que decir que me parece cojonudo la verdad.

    Respecto a la entrada de hoy solo decir una cosa: COJONUDO.Juego necrones y me ha molado un webo la entrada.

    A seguir así, que los xenos (ya estamos pensando en lo único eh xD )tienen muuuucho que decir.

    PD: a ver si me hago una cuenta estas de google y escribo como vilipendiador público jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, a ver si te haces una cuenta para vilipendiar a gusto =D
      Respecto de los xeno, creo que son los que le dan color al juego, sin ellos... pues todas las partidas serían iguales =P Gracias por leerte éste ladrillo, la semana que viene sacaré las 2 partes siguientes.

      Un saludo!

      Eliminar