martes, 19 de junio de 2012

Señores de las estrellas: Capítulo II

El trasfondo necrón tal y como debería haber sido

Buenos días, vilipendiadores!!

Hoy estoy aquí para acabar con ese despropósito, ese crimen contra la humanidad, ese delito anticonstitucional que se llama "trasfondo del codex necrón". No me malinterpretéis, habrá gente a la que le encante... igual que hay gente (que también tiene un pésimo gusto) que lee este blog y hasta lo disfruta. Por lo tanto esta es una cuestión de gustos y, concretamente, este hilo va dirigido a todos aquellos que, como yo, sienten un profundo ardor de estómago cuando leen el trasfondo del codex necrón... en el que se atribuyen características como el honor, orgullo, odio o venganza a lo que básicamente son unos androides. Con el afán de restaurar un trasfondo medianamente agradable (y matar el tiempo hasta la salida de 6ª edición), nace ésta línea de posts. Espero que la disfrutéis y disculpéis mis pésimas dotes narrativas!!




Capítulo II: Unidad


Dioses estelares:

El corrupto y decrépito cuerpo de los habitantes del casi extinto imperio necrontyr se consumía por el odio y la amargura. Conocedores de su impotencia, de lo humillante de su situación y del obligado sufrimiento al que el cruel universo había sometido a su especie. La sociedad necrontyr se extinguía, con cada nueva generación la población global descendía... en un camino firme hacia la desaparición. En esta tesitura de desidia, amargura, odio y sufrimiento, los astrónomos necrontyr hicieron un descubrimiento formidable. Un descubrimiento que no sólo cambiaría la historia de los necrontyr, sino la del propio universo conocido.

Los astrónomos necrontyr habían encontrado la causa de la enfermedad de su estrella madre, que bañaba con lluvia radiactiva la superficie de los planetas núcleo del imperio necrontyr. Al parecer, una masa de energía más pequeña se movía alrededor de la estrella, provocando tormentas solares, lluvias de radiación, explosiones electromagnéticas, manchas negras y acortando dramáticamente la vida de la estrella madre... así como condenando al pueblo necrontyr al más absoluto sufrimiento.

Aquella masa de energía etérea flotaba, como un pez, entre las mareas de energía magnética de las estrellas y planetas. Cambiando de rumbo a voluntad, y mostrando patrones propios de los de un ser vivo consciente. ¿Cómo era aquello posible?. Nadie sabe a ciencia cierta como ocurrió... pero la ciencia necrontyr logró establecer algún tipo de comunicación con aquellas energías primordiales, que parecían querer interaccionar con los propios necrontyr. Años de ciencia y esfuerzo dieron a luz a la mayor maravilla de la ciencia necrontyr, un hito que aún no ha sido superado a día de hoy: la creación del metal orgánico. El recipiente perfecto. Un metal que se comportaba como un ser vivo, cicatrizando, siendo flexible, sensitivo y adaptable a la par que terriblemente resistente y duradero. Sin lugar a dudas, el material perfecto con el que contener aquellas extrañas masas de energía.

No se conservan escritos del momento exacto en el que aquellas masas de energías pasaron a manifestarse en el interior del metal orgánico líquido de los necrontyr... lo que sí se conservan son los ecos de las masacres que se sucedieron desde entonces. Aquellas formas de energía, acostumbradas a alimentarse de partículas, iones, flujos electromagnéticos y otras formas de energía; empezaban a disfrutar de los matices del universo terrenal: la carne, el sufrimiento, el dolor, la alegría, la adoración... Y a punto estuvieron de acabar con el pueblo necrontyr, a quienes convirtieron en sus vasallos y esclavos. Los necrontyr llamaron a estos nuevos señores C'Tan (dioses de las estrellas).

La biotransferencia:

El ansia por conocer, destruir, probar, descubrir y palpar todo el universo conocido, hizo que los governantes necrontyr explicaran a sus dioses la existencia de otras formas de vida. De cómo los ancestrales creían ser dueños del universo. De cómo sus habilidades creaban nuevas formas de vida por todos los rincones de la galaxia... y de cómo habían derrotado a los necrontyr, el "pueblo de las estrellas", eternos sirvientes de los dioses C'Tan.

Por primera vez desde la manifestación de los dioses estelares, necrontyr y c'tan compartían un objetivo común: la aniquilación de todas las formas de vida del universo. Y así fue como los c'tan, señores del tiempo y el espacio y anteriores a la propia creación del universo, compartieron con los necrontyr todos los secretos de las dimensiones, el espacio, el tiempo y las dimensiones materiales. Pronto, la ciencia necrontyr se convirtió en la más avanzada de la historia del universo... poseedores de conocimiento que nunca ninguna otra especie podría conocer, pues provenían directamente de los dioses estelares.

Pero el conocimiento no fue el único regalo que los c'tan hicieron a su pueblo antes de la guerra... acordaron con sus vasallos que sus cuerpos débiles jamás podrían ser dignos de una servidumbre apropiada. Por lo tanto, para convertirlos en mejores siervos y soldados, los necrontyr sustituirían sus débiles y enclenques atributos físicos por el portentoso metal orgánico del que estaban hechos sus dioses.

Así fue como se desarrollaron y fabricaron los recipientes, cientos de millones de androides de metal orgánico, capaces de albergar la consciencia e identidad de los necrontyr (o al menos, de los que se podían permitir un cuerpo a su altura). Pronto, las fábricas se llenaron de billones de soldados de metal orgánico, fríos androides diseñados únicamente para acabar con toda forma de vida... y en el que los necrontyr, quisieran o no, tendrían que traspasar sus conciencias. Pero, por supuesto, no todos se prestaron a ellos con entusiasmo...

Los necrones:

En poco tiempo, lo que quedaba del casi extinto ejército necrontyr pasó a ocupar los recipientes de metal orgánico. Tras comprobar que el proceso funcionaba, los governantes de la sociedad necrontyr se sometieron a la biotransferencia y obligaron a la población a biotransferirse. En aquellos tiempos existió una leve oposición por parte de una diminuta fracción del pueblo necrontyr... aquellos que se opusieron a la biotransferencia intentaron huir o enfrentarse a los nuevos soldados-androide... pero sencillamente no tenían opciones. Era imposible escapar de un perseguidor que nunca se cansaba, no sufria dolor, no sentía remordimientos ni piedad. Los disidentes fueron capturados o exterminados y obligados a biotransferirse a la fuerza.

La realidad es que la gran mayoría de la sociedad necrontyr (la práctica totalidad) aceptó la biotransferencia de buen grado. Para entender cómo aceptaron tan tremendo "castigo" tenemos que entender que la vida de un necrontyr estaba marcada por el sufrimiento y la pérdida contínua, el cáncer, el hambre, las guerras, el dolor físico y psicológico, la continua pérdida de seres queridos y la aceptación de la muerte. Para un necrontyr, biotransferirse a un androide no significaba la pérdida de los placeres de la vida terrenal... ya que ellos nunca los habían conocido. Estaban perfectamente dispuestos a pagar con sus almas el alto precio que implicaba ocupar uno de esos inmortales y perfectos cuerpos de metal orgánico.

Y así, la sociedad necrontyr selló su propio destino. Dejaron atrás años de sufrimiento y miseria, dejaron atrás existencia como especie, sus sentimientos, sus lazos familiares e incluso sus propias vidas y renacieron convertidos en una nueva especie; una raza de androides conscientes aunque incapaces de sentir, y que sólo conservaban un único objetivo en su mente... la destrucción de todas las formas de vida del universo. Aquella nueva especie, aquel renacer de entre las cenizas de su propio sufrimiento hizo que los necrontyr dejaran de existir como tales... y pasaron a la historia bajo el nombre de "necrones".

Con toda la población necrontyr convertida en los nuevos necrones, los c'tan disponían de un ejército... pero era claramente muy poco numeroso para conquistar la galaxia. Por lo tanto, construyeron legiones gargantuescas de esos nuevos androides de metal viviente... pero esta vez no quedaban necrontyr con los que ocupar los cuerpos, que fueron imbuidos de la I.A. más avanzada que la galaxia ha conocido. Cada único androide era capaz de alvergar toda la información recopilada por la sociedad necrontyr (incluida su ciencia), sus tácticas de guerra y sus conocimientos universales; además, eran capaces de aprender e incorporar nuevos conocimientos, que eran transferidos por red neural al programa madre. Así, los necrones crearon una mente-programa capaz de autosincronizarse, fragmentarse, reunirse, aprender, construir y destruir al antojo de los líderes c'tan. Además, para preservar el conocimiento almacenado en los androides, la avanzada tecnología de la que estaban construidos y las consciencias de los antiguos ciudadanos necrontyr, diseñaron un sistema de transporte interdimensional (basado en los conocimientos adquiridos de los c'tan) que permitía al androide transportarse instantáneamente a la base de reparación más cercana... lo que los hacía virtualmente inviolables. Aunque este protocolo exacervaba cualquier fallo latente en la memoria del necrón, si éste había sido necrontyr alguna vez.

Ahora los c'tan disponían de un verdadero ejército, cuyo número aumentaba con cada nuevo día en las fábricas. Los necrontyr, ahora extintos, tendrían su póstuma venganza... y la galaxia se preparó para la mayor guerra que jamás se ha conocido.

12 comentarios:

  1. Genial tio, espero con ganas la 3ª parte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero, si todo va bien, la publico mañana mismo xD

      Eliminar
  2. Ahora keda resuelto como se "reproducen" los necrones. El problema es que si los nuevos son a base de I.A tendrian coraje al igual k los escarabajos y espectros. Me cuadra mejor que sean consciencias clonadas que se introducen en un nuevo cuerpo.

    El texto esta muy xulo. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los necrones deberían tener coraje y HA3, al menos en mi mente =P

      Eliminar
    2. no eran buenos guerreros o que?ha 3?excelente trabajo jose...esperamos la siguiente entrega.

      Eliminar
    3. Jeje
      ojo, ha4 tiene un marine de asalto o un espectro auyante, o una bruja eo... Yo veria mucho mas normal ha3 y coraje con lo q se supone q es una maquina!!!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, es importante anunciar que tenemos una gran remesa de nuevos rumores en le hilo de 6ª edición... os invito a visitarlo.

    ResponderEliminar
  5. Esta padre la Historia y me agrado el dibujo del necrontyr todo delgado y sin esperanza (o al menos asi se le ve el Rostro) aunque nada parecido a los Necrones por que nunca los veras con miedo o con duda

    Y esta padre el transfondo alterno de la Raza Necron.

    Helifas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, la verdad es que el trasfondo oficial a mi no me convence para nada :P por eso pensé en reescribirlo por completo =D

      Eliminar