viernes, 28 de abril de 2017

PaP: moto del caos, del caótico de Manu!

Buenas a todos!

Me llamo David, y en este mundillo de pintura me conocen más como The Chromatic Circle, o Basilisk. Voy a estar encargado de subir de vez en cuando procesos de pintado, así como sencillamente trabajos de pintura mío o ajenos que haya visto y crea que os puedan interesar para tomar ideas, formular preguntas, o cualquier otra cosa.

Hoy me estreno con este PaP sobre cómo pinté la moto de Manu, el caótico integrante del team de BP0, y que llevó al torneo de, si no me fallan las neuronas, Málaga, donde ganó el de mejor general. Tenía muchas ganas de llevar su moto a descuartizar a unos cuantos malvados marines leales, así que la pinté en su esquema habitual sin volverme loco en detalles y efectos. Nos pareció buena idea, dado que no era un nivel de locura, compartirlo para que podáis empezar a practicar y preguntar cosas que luego apliquéis en vuestros ejércitos...y más viendo la iniciativa de Guerra en Color, de la que todos deberíais de formar parte...




Lo primero es dar la imprimación. Me gusta darla en negro y luego una rociada de blanco direccional, donde construyo el esquema de iluminación. En miniaturas pequeñas suele bastar con aplicar de forma cenital y en ángulos de 45 grados para construír la volumetría más básica. En vehículos como este hay que saber qué se quiere y hacerlo de forma, por decirlo así, manual. En la foto podéis ver como he marcado zonas de luz y sombra que siguen en blanco y negro, y luego las he aprovechado para aplicar color. En las zonas más claras he aerografíado el color más claro y, conforme la imprimación se oscurecía, he aplicado también los colores de sombra. Así aprovecho la transparencia que me ofrece la pintura y los diferentes valores de luminosidad de la imprimación para ahorrarme trabajo.


Siguiendo el mismo proceso que antes, enmascaro las zonas que no quiera estropear con cinta de tamiya y aplico el color. En este caso azul prusia, turquesa y blanco en las zonas de NMM azul, y humo de vallejo para crear ese metal feo y sucio en la zona del motor. Hasta aquí todo es aerógrafo y lleva poco tiempo hacerlo.


Tras esto, podéis prescindir o no del enmascarado; en mi caso me apaño bien así, así que lo quito y meto los OSL rosas. El OSL es importante entender que tiene que tener un origen muy luminoso, cercano al blanco. Un error común es sólo aplicar el color y pensar que así es suficiente. En este caso apliqué el rosa, en concreto un magenta, y luego añadí blanco.


La lava sigue el mismo procedimiento. Hay que otorgar valores de luminosidad altos a ciertos elementos, y representar que la luz emana de ellos. Así, los más claros son amarillo hielo y las zonas circundanntes amarillos y naranjas sobre las bases grises de la piedra.


En estos dos pasos básicamente he perfilado. En los pasos anteriores veríais seguramente que le faltaba algo al pintado. Bueno, ese algo normalmente es el perfilado. Es más importante trabajar un buen perfilado que unos degradados y contrastes de la leche. Si luego no vas a perfilar porque estás harto del paso anterior, es mejor que te ahorres parte y luego perfiles: aquí por ejemplo, con un sencillo trabajo de aerógrafo y un perfilado podéis ver cómo todo resalta y se define por sí solo. Después con cuidado hemos ido agregando desgastes en zonas lógicas de deterioro, como esquinas, bordes, etc., y algunos aleatorios y finos en zonas menos propensas a ello. Los desconchones no hace falta perfilarlos todos, pero si algunos y en su borde inferior. Hay que ser fino, así que si dudáis, mejor dejadlos sin perfilar.


Para pintar la boca he añadido un pequeño esquema con photoshop del proceso. Es muy simple, cuando queráis crear texturas de este tipo, añadid rayas de diferentes luminosidades e id superponiéndolas. Tienen que ir todas bastante juntas, pero no importa mucho que vayan justo unas encima de otras. El efecto final para el ojo es, como en este caso, algo orgánico, aunque puede ser empleado para telas por ejemplo.


Aquí podéis ver uno de los laterales con el freehand de Metallica y el labio sólo marcada la base, sobre la que luego trabajo como expliqué anteriormente. El freehand no tiene mucho misterio, y podéis encontrar un tutorial extenso de cómo hacerlo en mi facebook. Para el resto de elementos como veis solo sigo perfilando y pintando las cosas que falten, como los cuernecillos y demás detalles. Para miniaturas de juego suelo perfilar de forma más exagerada porque quiero que en la mesa destaquen más, así que no tengáis miedo de pasaros un poco.


Aquí hay un pequeño salto en el proceso -ay...las prisas...- pero pintar al piloto tampoco es nada que no haya explicado ya. La sangre está hecha con clear red de tamiya y negro, y se aplica primero oscurecida y luego más pura, más roja. Para hacerlo, sed creativos: salpicar, trazar rayas con pinceles abiertos, empastar y dejar grumos...en sangre casi todo vale.

Los chorretones de guarrería que salen de los desconchones son con humo de vallejo, que aplicáis en un punto y luego diluís hacia abajo, aprovechando que es una pintura que tarda un pelín en secar y degrada casi sola creando el efecto de suciedad.

En fin, eso es todo. Espero que os sirva de ayuda y ante cualquier pregunta ya sabéis...barra libre!

The Chromatic Circle

No hay comentarios:

Publicar un comentario